Cómo conservar y servir una ración de jamón cortada a mano

El jamón de bellota es uno de los mejores exponentes de la identidad ibérica. La calidad suprema de este manjar de la naturaleza ha contribuido a convertir el corte del jamón en un auténtico arte, solo dominado por unos pocos. Todos los productos Cinco Jotas han sido cortados por las expertas y delicadas manos de un Maestro Cortador en Jabugo.

Las claves para preservar los infinitos matices escondidos en cada corte

El jamón cortado a mano de Cinco Jotas preserva en cada corte el sabor intenso y el evocador aroma del Tesoro de Nuestro Patrimonio y ofrece una manera sencilla de degustar uno de los mejores productos de nuestra gastronomía.

Saborear las finas lonchas de jamón Cinco Jotas es emprender un fascinante recorrido por la intensidad y pureza del sabor ibérico. Sin embargo, es importante conocer cómo conservarlo y servirlo adecuadamente para lograr que las excelsas propiedades del producto se mantengan inalteradas.

La temperatura de conservación del jamón es una de las principales claves para su posterior degustación en perfectas condiciones, siendo recomendable preservar el sobre de jamón en el frigorífico para su correcta conservación. Por otra parte, la temperatura ideal de consumo que permite apreciar todos los matices que libera el jamón se sitúa alrededor de los 24 grados, por lo que es necesario atemperar el jamón antes de su consumo.

Para atemperar el jamón rápidamente manteniendo intacto el equilibrio entre sabor, aroma y textura colocar el envase antes de abrirlo en un recipiente con agua caliente durante aproximadamente 30 segundos. Esto facilita que los cortes conserven su color y transparencia característicos, a la vez que acentúa la untuosidad de su textura. Además, hace más fácil separar las lonchas, lo que permite servirlas intactas.