Ja-bu-go. Tres sílabas que resuenan en el pensamiento de todo aficionado a la gastronomía. Para nosotros, para Cinco Jotas, estas tres sílabas significan un universo donde se reúnen elementos que configuran nuestro ADN: tradición, naturaleza, historia. Jabugo es todo esto y mucho más.

La vinculación de esta población de alrededor de 3.000 habitantes, situada en el interior del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche (Huelva, Andalucía), con el jamón ibérico tiene mucho que ver con la trayectoria de Cinco Jotas. Fue en el año 1879 cuando el emprendedor local Juan Rafael Sánchez Romero abrió en Jabugo un matadero y secadero de jamones que sería el germen de nuestra marca.

Pueblo de Jabugo Cinco Jotas

Cuando el visitante llega a Jabugo no tarda ni cinco minutos en percibir la importancia que tiene el jamón ibérico en su día a día. A Jabugo llegan muchos visitantes atraídos solo por su nombre, que relacionan rápidamente con un producto singular. Si además estos visitantes deciden adentrarse en la bodega de Cinco Jotas, la sorpresa es mayúscula. No se esperan una experiencia tan particular, en un entorno único, un edificio cargado de historia y un aprendizaje tan sabroso alrededor de nuestro jamón de bellota 100% ibérico.

La climatología de Jabugo es esencial para Cinco Jotas. Nuestra bodega y nuestras dehesas no podían haberse creado en otra ubicación. Esta población se encuentra a 650 metros de altura sobre el nivel del mar y cuenta con un microclima idóneo, perfecto e irrepetible en otro lugar, para la crianza del cerdo ibérico y la curación de los jamones: veranos con temperaturas entre los 25 y 30º de máxima, inviernos con mínimas de 5º, y un media anual que no supera los 17º. Otoños e inviernos frescos, con abundantes lluvias pero alejados de los rigores de la nieve y el hielo. Nuestros secaderos se encuentran en los puntos más elevados de la sierra, y allí reciben la necesaria visita de los fríos vientos del norte.

Pueblo de Jabugo Cinco Jotas

Calles empedradas, casas tradicionales encaladas y mucha tranquilidad. Así es Jabugo, la única población en España cuya principal punto de encuentro, su plaza mayor, recibe el nombre de Plaza del Jamón. Un homenaje en toda regla.

Tras conocer Jabugo y disfrutar de la visita a la bodega y dehesas de Cinco Jotas podemos aprovechar el viaje y conocer espectaculares rincones y otros bellos pueblos de la comarca de la Sierra de Aracena. Castillos como el Almonaster la Real, el único en España que cuenta una mezquita en su recinto, las recoletas calles de pueblos como Fuenteheridos y Alájar y una visita obligada: la gruta de las Maravillas en Aracena, con un recorrido de más de dos kilómetros a lo largo de sus galerías y lagos.

COMPARTIR